Poesía

El nudo de la corbata

"Si le prestamos un dinero,
le obsequiamos con la corbata
del banco,

 

sedosa-dice-, de slumbrante.
El nudo se le ajuste estrecho,
que casi lo ahogue,

 

para que useted recuerde:
Euríbor, Tae, tanto
dinero como debe.

 

Pongamos tan colgado

der la corbata,
hipotecado,

 

suponga hasta los ochenta,

usted no pueda
ser

     ¡libre!"

 

 


 

El paraíso

- Se  debe de tener cierto lugar
-me dice- a donde ir
y ser feliz.

Aunque pudiese ir allí,
no vaya nunca, ni por nadie,
ni nada, en el mundo.

Se lo imagine al alcance de la mano
y, al mismo tiempo, huyendo.
- El Paraíso
 

 



El mundo

Sintiendo tal deseo, amiga,
deseo vehemente,
pongamos, nuestro inconciente

va dando tantas vueltas,
en espiral,
y se eleva.

El mundo se desacelera
y se detiene en medio
del infinito.

En el delirio, amiga,
los átomos, yin-yang,
tan relucientes,

nos abandonan,
despavoridos,
mezclados con el viento.

Y el mundo, pues, que gire,
sin detenerse nunca
-indiferente.
 

© 2015 Josep Masats